El cambio, por definición, supone crisis y solo hay dos salidas: adaptarse o morir.

Por: Gina Aran

Escuchamos hablar a todo el mundo de cambio constante y acelerado, lo que no se suele oír tanto es cómo se prepara a los equipos, a las personas, para que sean capaces de afrontar esta circunstancia. Que un día la situación es una, y a la mañana siguiente han cambiado todos los parámetros. ¿Y así vamos a llevar una empresa adelante?

¿Cómo se supone que las personas pueden adaptarse? ¿Cómo ellas mismas van a estar cambiando su pensamiento, su sentir, sus hábitos a cada momento?

La realidad en muchas empresas es que las personas no se adaptan, sobreviven como pueden. Y es que hay que trabajar en profundidad y con constancia para conseguir una adaptación en modo “on” permanente.

Para el 2020 espero oír hablar más de cómo lideramos el cambio. Ese “cómo” que indica el modo en que intervenimos en la organización y en sus equipos de personas.

Para empezar a trabajar el cambio de forma real y sostenida esta mini guía puede ser un buen propósito:

  • Conoce a tu gente. Conoce qué habilidades, qué valores y qué personalidad tiene cada persona de tu equipo.  Las habilidades solas no dan la competencia.
  • ¿Qué les motiva intrínsecamente? Explora sobre qué factores externos puedes actuar para incidir en mejorar su motivación.
  • Favorece su conocimiento mutuo, así aumentarás la productividad y reducirás errores y desviaciones presupuestarias. Haz equipo.
  • Fórmales en conocimiento del negocio, del producto y del mercado. Sé pedagógico. Pero permite que participen, que crean y que creen. Que propongan formas diferentes de trabajar, escucha sus ideas.
  • Dales herramientas. Fórmales en lo digital. Cuida lo humano.
  • Entrénales en su autoconocimiento y en resiliencia. Que descubran y trabajen sus dudas y sus temores. Que se reafirmen en su autoconfianza.

Resumen en 7 pasos:

  • Conoce bien a las personas.
  • Motívalas, pero bien.
  • Que se conozcan entre ellas.
  • Que conozcan el negocio.
  • Favorece y anima la participación.
  • Fórmales en lo digital y en lo humano.
  • Entrénales para la resiliencia.
Share This