Por Cristina Febrer Sospedra

 

2020 fue el año en que la comunicación digital se volvió más personal nunca. De repente, nos vimos entrando – virtualmente – en las casas de nuestros jefes, compañeros y colaboradores; intercambiando llamadas de trabajo en plenos momentos de cambio e incertidumbre y equivocándonos una y otra vez al acceder a plataformas como Zoom, Google Meet o Teams; todas ellas desconocidas hasta hace poco pero que se han acabado convirtiendo en algo tan familiar como el mando de la televisión.

En 2021 seguimos con la misma tendencia en cuanto a comunicación digital se refiere: ha cambiado el medio, el canal y el entorno, pero seguimos hablando de la misma herramienta, la que nos permite conectarnos a los demás: la comunicación.

Dado que el contexto y la inercia nos han llevado a instaurar la comunicación digital en nuestro día a día de manera casi obligada, conviene recordar algunas claves para hacer de esta comunicación digital un instrumento personal de éxito que nos ayude a acercarnos más a las personas con las que nos relacionamos y contribuya a alcanzar nuestros objetivos.

Tres conceptos clave para desarrollar tu comunicación digital personal:

  • Flexibilidad y adaptación al cambio: hemos pasado de reunirnos habitualmente con los mismos grupos de personas a formar parte de otros contextos digitales en los que, en ocasiones, compartimos conexión, webinar o reunión con individuos de diferentes nacionalidades, usos horarios o diversas necesidades de conciliación. Por ello es necesario desarrollar habilidades de flexibilidad para adaptarnos a los cambios e imprevistos que forman parte del día a día de la tecnología. Resolver estos cambios con una actitud abierta y flexible también mejora la calidad de nuestra interacción.

  • Organización y foco: si antes nos pasábamos por la mesa del compañero para comentarle una actualización sobre un proyecto, ahora una interacción con videollamada requiere una cierta justificación. Recopilar los temas que queremos hablar e incluso avanzarlos antes, respetar los timings y compartir los documentos en la aplicación que usemos, nos ayudará a concretar y clarificar el objetivo de nuestra interacción.

  • Desarrollar las herramientas de comunicación personal: existen multitud de herramientas de comunicación que nos ayudan a mejorar el impacto de nuestras interacciones. Una de las más relevantes en la comunicación digital es la voz. A estas alturas ya casi todos hemos compartido pantalla sin ver a nuestro interlocutor. En ese momento, nuestro poder de comunicación queda reducido a gestionar la falta de conexión visual y a dominar la reunión con nuestro discurso y nuestro tono de voz. Hacer preguntas para comprobar que la gente nos sigue y modular el ritmo y entonación de nuestra voz nos ayudará a mantener la atención.

¿Cuáles de estas herramientas ya practicas y cuáles quieres mejorar para triunfar con tu comunicación digital personal?

Share This