Hay personas que se consideran orugas y no son capaces de ver que pueden desarrollarse y llegar a ser un magnífico lepidóptero. Si se ven como orugas, muy probablemente se queden en esa fase.

La forma como nos comunicamos determina nuestros éxitos y nuestros fracasos. Esta es una fórmula inexacta que pivota alrededor de tres vectores: nosotros mismos, nuestras relaciones con los demás y las circunstancias en que se desarrolla nuestro día a día. Esta alquimia desemboca en una situación determinada, cuyo resultado será o no satisfactorio.

El planteamiento MOCSS define un sistema que debe mantenerse en cuidado equilibrio para que logremos los resultados esperados.

ME (yo): te comunicas contigo mismo para conocerte. Se trata de identificar tus rasgos de personalidad, tus emociones, tus conocimientos o tu talento. Pero también se trata de deseos, de ilusiones, de aspiraciones. Esto es algo que perdemos de vista cuando “vivimos”. Los deseos son los que nos mueven en un sentido u otro y alcanzar nuestros objetivos depende en gran medida de cómo utilicemos nuestros recursos.

Supongamos, por poner un ejemplo, que una persona sea emprendedora y desee montar su propio negocio de asesoría para empresas. Si su comunicación interna está hecha de mensajes del tipo “no tengo suficiente conocimiento”, “tengo miedo a equivocarme” o “no sabría ni por dónde empezar”, es muy posible que ni siquiera empiece. Entonces va a autocumplir su profecía. Oportunidad perdida. Quizá nunca llegue a saber que existió la oportunidad de volar.

Por otro lado, seguro que tienes un conocido que aun teniendo pocos recursos personales que harían prever la no-consecución de ciertas metas, finalmente las superó. Aunque sea un caso extremo por infrecuente, me gusta recordar a Nick Vujicic.

Esta es su historia https://es.wikipedia.org/wiki/Nick_Vujicic
Esta es su web http://www.lifewithoutlimbs.org/
Y encontraréis más vídeos en YouTube.

Así que ojo con lo que te dices a ti mismo/a… porque ¡se puede cumplir!

“Tanto si crees que lo conseguirás como si crees que no,
estás en lo cierto” (Henry Ford)

OTHERS (los demás): aquí entramos en el terreno de las relaciones y de la marca personal. Entramos también en el terreno del “ser” y el “parecer” y por tanto de las percepciones. No es cierto que lo más importante sea el “ser” sino que va emparejado al “parecer” siempre, es decir a lo que proyectas y otros perciben. Tus éxitos y tus fracasos lo son en relación a tus vínculos con otras personas. La chica que quería poner un negocio, quería ofrecer sus servicios a otros y que estos otros la valoraran para poder así ganarse la vida. Nick quería vivir como lo hacían los demás y eligió sus puntos fuertes para proyectarlos hacia personas que podían encumbrarle.

Esto significa que además de saber identificar tus puntos fuertes, debes también saber elegir cuáles proyectar y a quien, según qué objetivo. Tus objetivos pueden ser variados, sean de tipo personal o profesional, es recomendable ser consciente de cuáles son concretamente.

Veamos el sentido de la utilidad.

Enfoca tu comunicación de modo que sea útil para alguien. Por ejemplo, si nos ceñimos al ámbito profesional de la muchacha emprendedora de antes, sus mensajes a las personas de ese terreno deberían consistir en aspectos de asesoría y no en su sabiduría en cocina ¿verdad?. Parece simple, pero lo olvidamos a menudo, nos falta visión. Ciertamente el hecho de que destaque un punto fuerte personal de vez en cuando la hará más humana, pero la dosis debe guiarla el sentido común.

Otro elemento importante es la coherencia. Existen multitud de mensajes emitidos y percibidos inconscientemente. Nuestra forma de expresarnos puede delatar ciertas creencias o actitudes que generen incongruencia y por tanto desconfianza. Incluso cuando repetimos patrones podemos ser cruel e indefinidamente etiquetados. Por ejemplo, hablar sistemáticamente con el “yo” por delante da la impresión de distancia, de que te importas solo tú, puede parecer que no tienes la capacidad de la empatía… Las expresiones negativas también pueden terminar por ensuciar nuestra marca personal.

Si quieres ampliar esta información puedes leer el siguiente artículo que escribí para InfoJobs (@InfoJobs): Expresiones que pueden potenciar o arruinar tu imagen profesional

Por otro lado, recuerda el peso de la comunicación no verbal: los gestos también hablan y el tono de voz tiene un impacto infravalorado y sin embargo es muy potente. Sobre gestualidad en entrevistas de trabajo tienes disponible este webinar en Youtube: Webinar #MondayChallenge| Cómo persuadir al entrevistador con tu lenguaje no verbal.

La apariencia es otro aspecto importante, no dejes de leer este post de Beth Borés (@BethBores) si quieres más información: Adecúa tu imagen a tu mensaje.

Recuerda que “ser” y “parecer” van de la mano. Este último trata de lo que perciben los demás de ti, del perfume que dejas cuando ya te has marchado y que constituye tu marca personal.

¡Alinéalos!

CIRCUMSTANCES (circunstancias): en este grupo incluyo todo aquello que te rodea. El simple hecho de haber nacido en un país occidental y no en medio del desierto te ofrece recursos para desarrollarte que no serían los mismos. No digo mejores, digo los mismos. Tu entorno también condiciona quién eres y qué comunicas. ¿Pensaría aquella muchacha en montar una asesoría en el desierto? No, pero siendo emprendedora quizá adaptaría su comunicación interna (Me) y externa (Others) para iniciar algún proyecto.

Aquí puedes elegir las redes sociales para transmitir tus puntos fuertes -y creo que es casi imprescindible pues son un altavoz de tu comunicación y un multiplicador de relaciones- pero también debes cuidar congruentemente tus mensajes en el mundo real, en el día a día, en networking, en el trabajo y en la panadería.

¿Quieres saber sobre redes y/o marca personal? Puedes seguir en Twitter a:
Celia Hil @celiahil

Paula Fdez. Ochoa @Paulafdezochoa
Eva Collado @evacolladoduran
Guillem Recolons @guillemrecolons
Alfredo Vela @alfredovela
(la lista sería interminable, perdón por no nombrar a todos quienes sigo y admiro)

Estas son las tres piezas -MOC- que se equilibran entre ellas en proporciones distintas según cada persona y necesidad, para dar lugar a situaciones.

SITUATION (Situación): “situaciones” son lo que nos ocurre a cada momento o, como a mí me gusta decir, lo que creamos a cada momento. Cuando sabes quién eres y qué quieres, lo comunicas a otros en determinados contextos y eso produce que “pasen cosas”. Cuando una chica emprendedora habla de asesoría, de productividad y muestra sus conocimientos y competencias en ese área, va a ser percibida como asesora. En cada contexto -personal o profesional- y subcontexto, la proporción de contenidos será distinta. Si calla no generará situaciones.

¡Practica la comunicacción!

La vida es MOCS y si sabes gestionar esos equilibrios lograrás SATISFACTION. Vive el MOCSS.

When i’m drivin’ in my car
and that man comes on the radio
and he’s tellin’ me more and more
about some useless information
supposed to fire my imagination
….

Share This